pan

3 Responses to “Tenemos hambre (Jn 6, 1-15)”

  1. Rogelio comenta:

    Dios me sabe a pan. A nuestro pan de cada día.
    Me sabe a pan de hogaza, redondo y cálido,
    que sabe a hogar, amor y comunidad.
    Me sabe como la “chapata”, sencillota y agrietada, cercana y comprometida.
    No como la “baguette”, más perezosa y estirada.
    No me sabe a pan de “pistolas”, cobardes y asesinas,
    sino al bollo compartido del perdón, al bocata paciente de la paz.
    Me sabe a pan integral, moreno y fibroso,
    del sabor de la tierra, las espigas, el sol y el mar.
    No me sabe a pan de molde. ¿Será porque Dios no está cuadriculado?
    No me lo encuentro en los canapés de los famosos y adinerados,
    sino en los pequeños “colines”, en los detalles más crujientes y cotidianos.
    Dios me sabe a pan.

  2. el pan que se parte y se reparte « vivir como un cura comenta:

    […] el pan que se parte y se reparte […]

  3. Fernando comenta:

    Con tu permiso Rogelio he subido esta imagen a mi blog! Un abrazo y mil gracias!

    Fernando

Leave a Reply