transparencia

6 Responses to “Lo importante es la transparencia”

  1. Leonardo Boff comenta:

    Lo importante para el cristiano no es la trascendencia ni la inmanencia, sino la transparencia, que es la presencia de la trascendencia dentro de la inmanencia… La transparencia significa poder ver en el otro a Dios, naciendo de la profundidad de su corazón.

  2. Jonathan comenta:

    Paz y Bien!
    Le felicito por este espacio para la evangelización. Soy miembro de la Fraternidad San Antonio de Padua de la Juventud Franciscana de San Juan de Puerto Rico. Es una alegria saber que hay gente que trabaja para evangelizar con los nuevos medios. Dios le Bendiga.

  3. El Dios que me habla (I): buscad mi rostro « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú comenta:

    […] Tendría aquella preciosa niña unos seis años. En apenas unos segundos saltó la valla, tropezó y rodó por el parterre inclinado del parque hasta un grueso pino. Su mamá, aterrada, corrió hasta ella, la levantó, la examinó, la consoló y secó sus lágrimas. Fue después cuando la oí decir: ¿Lo ves? ¡Dios te ha castigado por desobediente! […]

  4. El Dios que me habla (II): ¿a quién adoras y qué infierno temes? « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú comenta:

    […] Me dices que te ha hecho mucho bien el artículo anterior, que coincide con tus intuiciones. ¡Gracias por decírmelo! Eso refuerza mis certezas. Me envías además un texto papal que ratifica mi afirmación: “el infierno no es castigo sino autoexclusión”. Pero… sigue considerando que esa actitud del hombre lleva consigo “el rechazo definitivo de Dios”. […]

  5. El Dios que me habla (III): infiernos, doctrinas y censuras « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú comenta:

    […] ¡Quién me mandará a mí meterme en estos charcos! Si yo no pretendía hablar del infierno. Si mi camino va en dirección contraria… Los lectores me han ido preguntando y he tenido que explicarme. Pero resulta que algunos curas ultras me ven en el infierno y han conseguido que censuren en una revista la parte anterior de este artículo por infernal. Así que no me queda más remedio que seguir y “dar razón de mi esperanza con dulzura y con respeto, con la conciencia tranquila, para que los que interpretan mal mi vida cristiana queden avergonzados de sus mismas palabras” (1Pe 3,15). […]

  6. El Dios que me habla (y V): el santo temor « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú comenta:

    […] A este artículo le faltaba un peldaño. Al fin voy a intentar subirlo. Se me quedó en el tintero “el santo temor de Dios”, que creo merece alguna reflexión. […]

Leave a Reply